Información

¿Qué es la autoestima y la personalidad?

No es un misterio que las personas reflejan pensamientos, ideales y acciones de conformidad en cuanto a cómo se sienten con ellas mismas, lo que da a pensar mucho en cuanto a la relación personalidad-autoestima.

Nadie puede llegar a saber lo que pasa por la mente de una persona, pero en el día a día, las personas muestran una serie de comportamientos específicos, que se sabe van de la mano con los pensamientos que tienen de sí mismos.

¿Qué es la autoestima y la personalidad?

Autoestima: El potencial personal

Cuando se habla de la autoestima no se puede dar una definición específica, pero existen dos muy importantes niveles que ayudan a comprender de mejor forma la definición de autoestima, estos son el energético y el psicológico.

Desde el punto de vista energético la autoestima es denominada como la fuerza innata que genera un impulso al organismo hacia la vida.

Dicha fuerza permite el desarrollo, permite tener una organización y es responsable de los procesos de funcionamiento, así como también tiene relación directa a los pensamientos, estados emocionales y a las acciones.

La psicología define a la autoestima como aquella capacidad de experimentar la existencia, teniendo una consciencia de las potencialidades y de las necesidades personales (una reputación propia).

Esta autosuficiencia es desarrollable, está relacionada con la confianza en sí mismo y orienta a la acción y realización de objetivos (metas, deseos, entre otros) determinados por la persona.

Algo de extrema importancia es que los eventos externos a la persona no necesariamente deben de ser factores que afecten y alteren a la autoestima, claro que existen casos en los que sí afecta a la persona.

Personalidad: Estabilidad y cambio

La personalidad se puede definir como el conjunto de características que describen a una persona. Entre dichas características se encuentra lo denominado en psicología como rasgos (sociabilidad, agresividad, extroversión, entre otros).

Además de los rasgos están otros aspectos tales como las emociones, los deseos, los sentimientos, las motivaciones y formas de afrontar la vida, estos aspectos describen a una persona y le dan su personalidad.

La personalidad está determinada, en una parte por los genes, estos proporcionan predisposiciones, pero es necesario recalcar que el ambiente, experiencias y otros factores influyen en la construcción de la personalidad.

Cada persona posee una forma de ser, aunque en algunos casos la personalidad puede ser copiada por completo a otro individuo.

Es muy importante como una persona se ve a sí misma, así como también al mundo que rodea a la misma, cada persona interpreta la realidad de una manera completamente diferente.

La personalidad puede variar, como ya se mencionó, por causa de experiencias y del ambiente, las personas pueden tener un cambio en su personalidad, aunque existen otros casos.

Están las personas que mantienen una estabilidad en su personalidad, esto se debe a que no se ven afectadas directamente por el ambiente, con lo cual tienden a mantener su personalidad.

La personalidad se compone en su forma de hablar, de vestir, de caminar, de expresarse, así como también de los gustos, todos estos factores influyen en la formación de personalidad.

Relación entre autoestima y personalidad

Las potencialidades determinan a una persona, algo muy importante es el reconocer que se poseen potencialidades, ya que así la persona puede darle forma a su personalidad usando como base su autoestima.

Si una persona conoce sus habilidades, se centrara en las mismas para mejorarlas y hacerlas parte de sí mismo, parte de su vida, parte de su personalidad.

Existe una relación innegable entre lo que se expresa y lo que se siente, lo que refleje una persona será lo que dicha persona este sintiendo en ese momento determinado.

Como una persona se siente se refiere a la autoestima y como una persona es vista o se visualiza ella misma se refiere a la personalidad.

Los rasgos y características que una persona presente vienen relacionados de manera directa a su forma de pensar y de sus sentimientos.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía